Estas elecciones se muestran diferentes ante las de abril, con más dificultades para la gobernabilidad que entonces, con un Congreso aún más fragmentado.
 
El PSOE, debilitado al perder apoyos, consiguiendo un 28% de los votos y 120 escaños, con el 99,99% escrutados.
El Partido de Pedro Sánchez pierde más de 700.000 votos y tres escaños y de nuevo tendrá que pactar para gobernar, con un escenario aún más intrincado.
Esta vez ha logrado menos ventaja respecto a las otras formaciones, con menos votos en la historia democrática y la repetición electoral ha dado alas a Vox.
 
Las izquierdas superan a las derechas, pero no logra mayoría absoluta y obtiene menos escaños que en abril. Las opciones que tiene Sánchez son todas muy complicadas: un bloque de la izquierda con partidos nacionalistas y ERC, por ejemplo, o un bloque de centro izquierda con Cs o un pacto con el PP, entre otras posibilidades.
 
El PP se ha consolidado como segunda fuerza política, con el 20,81% de los votos y 87 escaños, frente a los 66 que obtuvo en la contienda de hace seis meses. Por lo que Pablo Casado saldría reforzado de la repetición electoral, tras los resultados electorales.
 
Por su parte, Vox da la sorpresa al más que duplicar los resultados de abril, cuando obtuvo 24 escaños y convertirse en la tercera fuerza política en el Congreso, el partido de Santiago Abascal, logra un apoyo del 15,09% y 52 escaños. Santiago se ha comprometido a construir «una alternativa social y patriótica».
 
El gran batacazo lo protagoniza el partido de Albert Rivera, ciudadanos se hunde al perder dos millones y medio de votos, así su apoyo se reduce al 6,79%, que se traduce en sólo 10 diputados, desde los 57 que consiguió en abril.
 
En relación a Unidas Podemos, con las confluencias, obtiene 35 escaños, siete menos que en abril y Más País (el partido de Íñigo Errejón) irrumpe en el Congreso con tres escaños, un resultado muy por debajo de sus expectativas. El partido de Pablo Iglesias es así uno de los damnificados de la repetición electoral y de falta de acuerdo de gobierno.
 
En cuanto a los partidos catalanes, ERC sufre la irrupción de la CUP, que entra en el Congreso con 2 diputados. El partido de Oriol Junqueras obtiene 13 escaños, justo dos menos que en abril. Además, Junts obtiene 8, uno más que en los pasados comicios. Además, PNV suma un escaño más que en abril, aunque ha logrado menos votos y obtiene 7.
 
La participación de estas cuartas elecciones en cuatro años ha sido del 69,91%, frente al 71,76% que se registró en las elecciones generales del 28 de abril. Los resultados están muy alejados de las tendencias que marcaba el último Barómetro del CIS de Tezanos. El escrutinio del Senado muestra que los socialistas, que contaban ya con 18 senadores designados por las autonomías, suman 111 escaños y los «populares», que partían con 14, tendrán 96. Vox y ¡Teruel Existe! irrumpen en la Cámara Alta y Cs pierde los 4 representantes que logró hace seis meses.