¿Qué es un ERTE?

Un Exspediente Temporal de Regulación de Empleo es una autorización temporal para suspender los contratos de trabajo durante un tiempo determinado o reducir la jornada laboral de los trabajadores. Es decir, es un instrumento pensado para superar crisis temporales de empresas y autónomos.

Las personas afectadas por un ERTE continúan vinculadas a la empresa, pero no cobran, no generan derecho a pagas extra, ni vacaciones durante el tiempo que permanecen fuera de sus puestos de trabajo.

El ERTE se puede presentar por causas económicas, técnicas, organizativas, productivas o de fuerza mayor. La situación actual, generada por el COVID-19, por la gravedad y dimensión imprevisible e inevitable, y la declaración de estado de alarma, lo convierte en fuerza mayor.

¿Cómo tengo que proceder?

Se inicia mediante solicitud de la empresa ante la Autoridad Laboral de cada Comunidad Autónoma o la Dirección General de Trabajo del Ministerio de Trabajo en caso de centros en distintas CCAA, adjuntando los medios de prueba que estime necesarios y simultánea comunicación a los trabajadores, quienes ostentarán la condición de parte interesada en la totalidad de la tramitación del procedimiento.

La documentación justificativa de este procedimiento debe ceñirse a acreditar la existencia de la causa y su relación con el coronavirus..

¿Cómo afecta a mis trabajadores?

El trabajador se encontrará en una situación legal de desempleo. Cuando las causas sean de fuerza mayor, el Gobierno puede autorizar que el tiempo que se perciban las prestaciones por desempleo no se compute a efectos de consumir los periodos máximos de percepción establecidos. Igualmente, en estos supuestos, se puede autorizar que reciban prestaciones por desempleo aquellos trabajadores que carezcan de los periodos de cotización necesarios para tener derecho a ellas. Debe dictarse la correspondiente norma legal.

El trabajador percibe el 70% de la base reguladora durante los 6 primeres meses del SEPE y en función de sus circunstancias personales, salvo que por convenio colectivo o voluntariamente la empresa decida complementar el salario, teniendo en cuentas los topes en función del número de hijos.

El empresario está obligado a mantener a los trabajadores dados de alta y seguir pagando el 100% de su aportación a la Seguridad Social.

En caso de extinciones de contrato correrán a cargo del Fondo de Garantía Salarial, con los límites establecidos legalmente.

La suspensión de los contratos o reducción de jornada surtirá efectos DESDE LA FECHA DEL HECHO CAUSANTE DE LA FUERZA MAYOR.

Si se reduce la jornada de trabajo:

  • Reducción de jornada entre un 10 y un 70 por ciento de la jornada de trabajo
  • Reducción de salario proporcional

Si se suspenden temporalmente los contratos:

  • PRESTACIÓN POR DESEMPLEO O PARO: Los trabajadores pueden solicitar la prestación por desempleo si:
    • Tienen cotizado al menos 360 días en los últimos 6 años.
    • Si no, subsidio por desempleo cuando cumplan los requisitos de ausencia de renta establecido, si no tienen rentas superiores al 75% del SMI (831,25€/mes o 9.974,97€/ año) excluida la parte proporcional de las dos pagas extraordinarias (1.108,33€/mes o 13.299,96€/año)
  • GASTO DE LA PRESTACIÓN POR DESEMPLEO
    • El gasto de la prestación por desempleo solicitada se realizará por horas y no por días.
    • Lo gastado durante el ERTE no se puede recuperar, salvo que se encuentre otro trabajo y se comience a generar otra prestación.
  • ANTIGÜEDAD
    • No se pierde antigüedad.
    • El tiempo durante el ERTE debe computar a efectos de antigüedad y de despido.
  • VACACIONES Y PAGAS EXTRAS
    • Respecto a las pagas extraordinarias, el trabajador seguirá generándolas pero en una cuantía proporcional al tiempo de trabajo, salvo que el convenio colectivo establezca otra cosa diferente.
    • Durante el periodo de suspensión no se genera derecho a vacaciones.
  • INDEMNIZACIÓN
    • La relación laboral no se extingue y por lo tanto no hay indemnización.

¿Se puede prorrogar el ERE?

Sí se pueden encadenar ERTES en función de la necesidad de cada empresa.

Si se prolonga en el tiempo se puede pedir un despido colectivo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *